Nuestro municipio

Los 145 km2 que componen el municipio de Calvià están situados en la parte occidental de la isla de Mallorca. Por su configuración geográfica goza de una de las partes más sugestivas de la costa mallorquina con 26 playas cada una con características especiales, pero eso no es todo porque también tiene una zona interior de particular belleza. En ella podrá disfrutar de magníficos parajes de sierra con pinares, almendros y toda clase de vegetación autóctona.

El clima es mediterráneo con una media de 27º C/ 78,6 F verano y 14º C /57,2 F en invierno disfrutando de más de 300 días de sol.

Los orígenes de Calvià se remontan a la prehistoria, buena muestra de ello son los restos arqueológicos que se encuentran en varios yacimientos, de los cuales el más importante es el Puig de Sa Morisca. Sin embargo, el primer documento donde aparece el nombre de Calvià corresponde a la época de la dominación musulmana. Fue también en la costa de nuestro municipio donde se produjo otro hecho histórico de relevancia indiscutible: el desembarco del rey Jaume I en 1229.

La población de nuestro municipio es, en su gran mayoría, joven, circunstancia que nos confiere rasgos especiales. Esta población se distribuye en distintos núcleos, unos litorales y otros interiores: Cas Català, Illetes, Bendinat, Portals Nous, Palmanova, Magaluf, Son Ferrer, El Toro, Calvià Vilà, Es Capdellà, Galatzó, Santa Ponça, Costa de la Calma y Peguera. Todas estas zonas se hallan perfectamente comunicadas por una red viaria que permite desplazamientos rápidos y cómodos entre sí y con el resto de la isla. También contamos con una vía parque: el Passeig Calvià cuya filosofía de construcción responde al criterio de priorizar el tránsito viandante sobre el del vehículo.

Nuestra economía se basa fundamentalmente en el sector turístico, y sólo subsisten algunos reductos de otro tipo de producción como la agrícola o ganadera.

La infraestructura turística de nuestro municipio es una de las más importantes de Europa. Su constante desarrollo permite ofrecer una amplísima oferta no sólo en cuanto a instalaciones hoteleras sino también en servicios complementarios tanto de deporte como ocio. Y todo manteniendo el respeto por el medio ambiente, que se evidencia en el desarrollo de la Agenda Local 21.